Palabras infantiles en español

Burgos fue reconocida como Ciudad Amiga de la Infancia en noviembre de 2012, porque cuenta con muchos servicios e instalaciones dedicadas al público infantil (en la foto superior se ven los columpios del parque de Fuentes Blancas).  Así que en nuestro blog hemos querido publicar una entrada dedicada a los niños, también llamados peques (diminutivo de pequeños), nenes, chiquillos,  chavales y hasta cañajos.

Los cuidados y atenciones que reciben los niños de los burgaleses reflejan de manera clara y profunda nuestra cultura popular y valores transmitidos de generación en generación. Por eso, vale la pena pararse a analizar ese lenguaje específico que usamos con los niños y que evoca emociones positivas y recuerdos de nuestra propia infancia.

El lenguaje infantil pertenece a un  tipo de registro  informal del idioma español que raramente se enseña en los colegios o academias del extranjero; pero que resulta muy útil para comunicarse tanto con los niños, como para entender a los padres o también dulcemente llamados “papis”. Esta sección está especialmente dedicada a los au-pairs que participan en nuestro programa “Trabajar y aprender español en Burgos”, en la región de Castilla y León.

El idioma español demuestra una vez más toda su riqueza. Disponemos, por un lado, de un vocabulario abundante y específico, y por otro, de expresiones comunes y retahílas (canciones breves populares). Advierto también de que hay diferencias entre regiones españolas en lo que a esta terminología se refiere y algunas palabras tienen también otras acepciones, así que cuidado.

Los adultos, tendemos a adaptar nuestra forma de hablar con los más pequeños de distintas maneras, como utilizando frecuentemente diminutivos. Estos se forman con los sujitos: -illo/a o ito/a añadidos a la raiz del sustantivo, como por ejemplo: sillita, cochecito, siestecilla, zapatitos, … Otras adaptaciones son el uso de frases breves y los cambios en nuestro tono de voz, todo ello para facilitar que los “peques” aprendan a hablar y nos entiendan mejor.palabras-infantiles-españolas-compressor

 

Explicación de las palabras del dibujo:

Pupa: se usa para referirnos a cualquier tipo de herida y también al dolor.

Ejemplo: Mamá me he caído jugando y me he hecho pupa en el dedo.

Chichi: carne o embutido troceado. Normalmente usamos esa palabra para referirnos al jamón de York u otro tipo de embutido que coman los niños.

En Madrid y Andalucía no usan esta palabra con esta acepción,  dicen “chicha”.

Ejemplo: Me gusta mucho la chichi.

Pipí y popó: supongo que no necesita más explicación. Se dice “hacerse pipí o popó”. Otro sinónimo de “popó” es “caca” o “cacas”.

Ejemplo: Me hago pipí.

Pelusa: dícese de la envidia propia de los niños.

Ejemplo: Javier tiene pelusa de su hermano menor.

niño BurgosLágrimas de cocodrilo: son aquellas que derraman los “chiquis” para llamar la atención de los mayores o conseguir algo a cambio.

También se dice de manera burlona al peque que lo hace que es un llorica de cartón o que llora por llorar.

Ejemplo: Cuando un niño está llorando de esta manera con cara de pena e irónicamente le decimos: “¡Oh, qué lagrimas de cocodrilo!


Chachi:
sinónimo de genial, estupendo, maravilloso.

Hay muchas más palabras infantiles que tienen ese mismo significado, por ejemplo: yupi, guay, chupi, molón… Para exagerarlo más podemos añadir la palabra “piruli” y formar la palabra compuesta: “chachi piruli”.

 Ejemplo: ¡Me lo he pasado chachi piruli! — Quiere decir que la persona se ha divertido mucho y …. eso es exactamente lo que pretendemos en Origin.

 

¡Nada de pelusas ni lágrimas de cocodrilo, todos a pasárnoslo yupi!

 

 

 

 

SHARE

Leave a reply